Guia de Turismo Norte Argentino
Instale el flash plugin
  Español

Descubriendo el Aconquija

Amaicha del Valle
Colalao del Valle
Concepción
El Mollar
El Timbó
Graneros
Monteros
San Javier
San Miguel de Tucumán
San Pedro de Colalao
Tafí del Valle
Tafí Viejo
Yerba Buena


Turismo y alojamiento en Argentina
Turismo y alojamiento en Buenos Aires
Turismo y alojamiento en Patagonia
Turismo en el Litoral Argentino
Turismo Norte Argentino


  Estás en:   Norte Argentino     Tucumán  
  Publicado en 07/11/2011
  Visitado 503 veces

Subir y bajar las sierras del Aconquija en Tucumán, Argentina, es una experiencia realmente sorprendente por sus variados paisajes y sus múltiples encantos. De la selva subtropical donde se filmó parte de la película “la Misión”, hasta valles de encanto que recuerdan a Irlanda por lo verde de su follaje, hasta la zona árida y mística de Amaicha donde se honra a la Pacha Mama, cuna de los Diaguitas.

A pocos kilómetros al oeste de la ciudad de San Miguel de Tucumán se inicia el ascenso en automóvil, en bus o combi hacia las sierras del Aconquija. La ruta provincial 307 es asfaltada y está muy bien señalizada.

La primera parada es un pequeño recodo en el camino selvático de ascenso llamado Villa Nugués. Un espacio cercado por murallones plenos de follaje y riscos en donde muchos tucumanos han edificado sus pequeñas estancias de fin de semana. Es que, a sólo 20 minutos de ascenso, este paradisíaco lugar ofrece temperaturas moderadas en el tórrido verano de la provincia. Allí hay una agradable confitería donde hacer un alto y admirar el paisaje de terrazas naturales y exuberante vegetación.

Siguiendo el ascenso, otra parada obligada será el río Los Sasos. En este lugar selvático y agreste se filmó parte de la película “La misión”, dirigida por Roland Joffé y protagonizada por Robert De Niro.

El punto más alto del camino se llama “el infiernillo” e incluso en verano suele estar rodeado de nubes con temperaturas muy bajas. Este paso se encuentra a 3.042 m sobre el nivel del mar.

A partir de aquí, comienza el descenso por la ladera seca de las sierras. Todo lo que antes era selva y follaje ahora es piedra y arena de distintos tonos rojizos y lejanos horizontes. Sin embargo, a mitad de camino del descenso encontramos otra maravilla de la naturaleza. Un gran valle de praderas verdes, diques y lagos naturales donde practicar todo tipo de deportes náuticos. Se trata de Tafí del Valle, una de las villas preferidas por los tucumanos para escapar los fines de semana o durante las vacaciones. En invierno, el paisaje nevado de este pueblo también atrae al turismo tanto local como extranjero.

En las cercanías a la villa de Tafí se ha creado otro pequeño centro vacacional llamado El Mollar, a orillas del lago.

La villa de Tafí tiene un pequeño centro y está salpicada de casas de piedras y alargados ventanales de vidrio hacia floridos jardines, arquitectura típica de la zona.

Siguiendo el descenso por los serpenteantes caminos de la ruta llegamos finalmente a Amaicha del Valle. Un paisaje semi desértico completamente distinto al de Tafí. Esta zona tiene un clima privilegiado ya que sus temperaturas son moderadas y llueve sólo tres días al año. Sin embargo en la localidad no hay problemas de agua potable ni en los hoteles, hosterías ni en los restaurantes. Es el epicentro del culto a la Pachamama y allí encontraremos el museo dedicado a la Madre Tierra.

En la plaza central, numerosos artesanos y artistas plásticos se reúnen los fines de semana al compás de música típica del lugar. Las casas, tanto de los lugareños como de los que la elijen para vacacionar son estrictamente construídas con las reglas no invasivas al medio ambiente que practicaban los antiguos Diaguitas. Son contraídas de adobe, madera y juncos.

Se trata también de un valle en donde el horizonte, hacia los cuatro puntos cardinales está rodeado por los altos Cerros Calchaquíes.

En el centro de Amaicha la oferta hotelera es modesta pero muy confortable. Se tata de hosterías atendidas por sus propios dueños.
Sin embargo en las afueras de la ciudad se ha inaugurado recientemente un hotel boutique que cuenta sólo con ocho habitaciones –con todas las comodidades de un 5 estrellas- un gran living y sala de lectura rodeada del mejor arte del lugar y cuya energía es abastecida por paneles solares.

A pocos kilómetros de Amaicha se encuentra la reserva de las ruinas de Quilmes, actualmente bajo la gerencia de la comunidad indígena de la zona. Se trata de una gran ciudad preservada en sus cimientos y cuya visita es acompañada por un descendiente de Diaguitas que lo guiará hacia los puntos más importantes y relatará la historia del lugar y sus esfuerzos por preservarlo de la explotación turística no responsable. Es que durante décadas, la zona fue cedida en concesión a una empresa privada y la ciudad fue perdiendo su esplendor ancestral por la edificación de una confitería en el lugar.

Un recorrido que se pude hacer tanto en el día – los buses y tours salen bien temprano y vuelven de noche- Si se va en auto y se prefiere disfrutar plenamente del lugar recomendamos pernoctar tanto en Tafí como en Amaicha.


Ver más información acerca de Tucumán.


  Notas y artículos de turismo


Datos generales - Historia - Inmigración - Indigenas - Provincias - Vuelos al Norte - Turismo en el Norte Argentino
Hoteles en el Norte Argentino - Hoteles baratos - Reservas en el Norte Argentino - Tours en el Norte - Viajes al Norte



 
Newsletter
 

 

La guia de turismo del Norte Argentino - Disfrute de la diversidad de colores, bosques, selvas, historia, casas de adobe, artesanías, folklore y toda la gastronomía regional
 
TurismoNorteArgentino.com
La guía online de Norte Argentino los 365 días del año
www.TurismoNorteArgentino.com
Quienes somos   |   Newsletter   |   Contacto
Términos y condiciones de uso   |   Política de privacidad Desarrollado por