• Facebook
  • Google+
  • RSS
Publicado: 29/10/2010
Visto: 498 veces
Fuente: Diario Ámbito

Libertador General San Martín, Calilegua, San Francisco, Caimancito. Es probable que los nombres de estas ciudades no despierten imágenes o recuerdos entre los entusiastas del turismo, pero esto pronto debería cambiar, en la medida en que comiencen a divulgarse las bellezas de la región de las yungas en el sudeste de Jujuy.

Contiguo a la ya muy conocida zona de la Quebrada se encuentra este poco explorado ecosistema selvático de intenso verde, abundantes lluvias, aguas termales y exuberantes fauna y flora.

Para definir las yungas -«yunka» significa «valle cálido» en quechua- puede decirse que conforma una franja beneficiada por las precipitaciones que llegan del Este, que se extiende sobre las sierras subandinas de Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca, y también cubre Colombia y Venezuela. En la Argentina implica 5 millones de hectáreas y más de la mitad de las especies de plantas y animales del país. Si seguimos reduciendo el foco encontramos que en 2002 la Unesco creó la Reserva de Biosfera de las yungas, sobre 1,32 millón de hectáreas de Salta y Jujuy. Y allí dentro se encuentra el Parque Nacional Calilegua, nacido en 1979 sobre 76 mil hectáreas.

En torno de este parque se encuentra un puñado de ciudades jujeñas. Dentro del departamento de Ledesma, San Martín es el centro urbano más importante, con unos 55 mil habitantes, 125 km al nordeste de San Salvador. La vida aquí gira desde la primera mitad del siglo XIX en torno de la explotación azucarera y desde principios del XX alrededor de la empresa Ledesma. A la sombra de este gigante, el turismo nunca fue tenido en cuenta y hoy sorprende la escasa infraestructura que posee este sector. Los operadores receptivos se encuentran en San Salvador o en Salta, y en hospedaje hay apenas 200 camas. Asoma como una perla la hostería Posada del Sol, mientras surgen promesas sobre la llegada de una cadena internacional.

A través de San Martín se llega al Parque Nacional Calilegua. Llegar hasta allí por la intrincada Ruta 83, bordeando el río San Francisco, es una aventura en en sí misma, al ingresar en la espesura de la selva. El ingreso al parque no tiene costo y allí puede contratarse a los guardaparques como guías. Una vez adentro, el circuito principal puede recorrerse en vehículos normales, por cerradas curvas de tierra colorada, camino del que se desprenden senderos de trekking de diversa dificultad, con llegada a ríos, cascadas y lagunas. Avistadores de fauna y vegetación encuentran aquí un verdadero paraíso de color y silencio. Sobresale el «Sendero Intercultural Guaraní», guiado por miembros de esa tribu. En su lengua y con sus rituales, los guaraníes intentan trasmitir su cultura de comunión con la tierra. No hablan de la «Pachamama», sino de Kaa (selva o monte)-Lya (espíritu protector).

Espesura

A medida que se avanza por la espesura del parque, el paisaje trae reminiscencias de la selva misionera y se vuelve difícil de creer que este ecosistema con entre 800 y 2.000 mm anuales de lluvia esté a tan pocos kilómetros de la árida zona de la Quebrada.

Siguiendo camino por la Ruta 83 se llega a otras localidades poco exploradas, de gran belleza. Una de ellas es San Francisco, con sus impactantes Pozos del Río Jordán, de agua transparente en plena selva. Allí se llega por medio de cabalgatas, o en travesías organizadas especialmente.

Más simple y muy relajante es otro de los atractivos de la región de las Yungas: las Termas de Caimancito, a poco más de una hora de San Martín, un sitio con historias que se remontan a los habitantes originarios, que lo consideraban ideal para rituales chamánicos. Hoy es un lugar de recreación, con la especial energía que trasmiten las aguas termales, que pueden disfrutarse casi desde la misma vertiente, con una temperatura superior a los 55°C. El escenario es el de piletas y un arroyo en medio de la selva, con poca intervención del hombre; hay opción de tomar masajes con piedras calientes o cañas, y aquellos que tengan la suficiente paciencia pueden llegar a ver al caimán semidomesticado que frecuenta la zona.

Fuente: Diario Ámbito


Ver más información acerca de Jujuy.

Comentarios
Notas y artículos
Jujuy, la sal de la Puna Jujuy, la sal de la Puna
Una de las imágenes más deslumbrantes del norte argentino a 3.500 m.s.n.m., se encuentra en la provincia de Jujuy. Lo que fuera una inmensa laguna cuyas aguas poseían numerosas sales y minerales aportados por la actividad volcánica de la cercanía, se transformó, con el paso del tiempo y los efectos de vientos y evaporación, en un
La Fiesta de la Pachamana 2013 La Fiesta de la Pachamana 2013
La tradicional Fiesta de la Pachamama de los Pueblos Andinos, se realizará durante el mes de Agosto en el Norte Argentino. Tendrá su ceremonia central el 3 de agosto en San Antonio de los Cobres y culminará el día 31 de agosto en Tolar Grande. Esta celebración tiene como objetivo preservar, fortalecer y promover aquellas expresiones cultu
Cochinoca, el pueblo de adobe Cochinoca, el pueblo de adobe
Ubicado a 25 kms de Abra Pampa, se accede por la Ruta Provincial 7 al pintoresco pueblo de Cochinoca. Es una de las bellezas del Norte Argentino. Es un pequeño pueblo donde habitan muy pocas familias, donde se encuentran dos construcciones muy antiguas de los siglos XVII y XVIII. Se trata de la Iglesia de Santa Bárbara y la Iglesia del Rosario. Cochinoca es un pue



La guia de turismo del Norte Argentino
Disfrute de la diversidad de colores, bosques, selvas, historia, artesanías, folklore y toda la gastronomía regional
Buscar hoteles en: 
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Notas y articulos
TurismoNorteArgentino.com
La guía online de Norte Argentino los 365 días del año
www.TurismoNorteArgentino.com
Desarrollado por