• Facebook
  • Google+
  • RSS
Publicado: 06/12/2009
Visto: 716 veces
Fuente: Clarín Turismo

En la bella y desolada Puna catamarqueña, la reserva sorprende con su fauna y sus imponentes paisajes.

La sensación de haber hallado una imaginaria Meca deviene en certeza tras atravesar los más de 350 kilómetros que separan a San Fernando del Valle de Catamarca de la Puna. Allí, a más de 3.000 metros de altura, surge uno de sus secretos mejor guardados: la Reserva de Laguna Blanca, un extraño paisaje de sal habitado por animales y secretos ancestrales.

Hasta llegar a Hualfin, punto de partida para conocer este paraje de ensueño, el terreno trepa desde la capital provincial hasta los 3.400 metros en los que despliega todos los matices del este catamarqueño.

El calor húmedo desaparece lentamente junto a las montañas verdes, surcadas por agua de vertiente y dejan paso a los altísimos cardones, la aridez y los tonos ocres, en los que se mimetizan las saltarinas vicuñas. Su presencia es la primera señal de vida en esta región solitaria, de rutas largas y rincones remotos.

La mítica Ruta Nacional 40 desemboca en Hualfin, un inesperado oasis verde en el bajo del río homónimo. Ambas márgenes están repletas de cultivos de vid y frutales que dan inicio a la campiña, desplegada a la sombra de sauces y acacias.

Las sierras, junto al pueblo, ofrecen un panorama de tiempos menos apacibles: allí comienza un recorrido para visitar los territorios del combativo cacique Chelemin, quien desde ese sitio organizó, en 1.630, el gran alzamiento calchaquí contra el dominio español.

Un cordón de cerros rojizos encierra vastas extensiones de ruinas de pirca, que pertenecieron a los pueblos que integraron la alianza fundada por el cacique. Hace millones de años, estas formaciones arcillosas eran una planicie húmeda, que del lado chileno estaba cubierta por el mar.

Eso explica los restos fósiles de peces, tortugas y mamíferos marinos que se hallan en la zona, hoy dominada por la aridez. El sinuoso camino de ripio por el que salimos de Hualfin rumbo a Laguna Blanca deja ver a la izquierda el Bajo de la Alumbrera, rico en oro y cobre, antes de internarse entre los cerros y levantar polvareda por sitios desolados.

Por la Quebrada de Indalecio

El vehículo 4x4 avanza por la Quebrada de Indalecio -Ruta Provincial 34- donde reaparecen los cardones y algunos burros, verdaderos aliados de los pocos pobladores de la zona.

Unos kilómetros más adelante, la arena blanquísima cobra vida en enormes médanos que abren las puertas de un desierto tan inesperado como bello. Es la antesala de la Reserva Laguna Blanca.

Siguiendo el rastro de las vicuñas, que corretean en manadas a cierta distancia, nos encaminamos hacia la reserva. Sus jugueteos incluyen osados acercamientos -ideales para tomar fotos- y hábiles fugas en dirección a los cerros.

Laguna Blanca es conocida en particular por la chaka, una fiesta anual que los pobladores realizan en noviembre y que consiste en un encierro no violento de las huidizas vicuñas (especie protegida), lo que les permite conseguir el preciado pelo del animal, que cotiza a precios altísimos.

La escena nos distrae hasta que la ausencia de suelo firme indica que llegamos a la Reserva de Biosfera, que ocupa 770 mil hectáreas en el norte del Departamento de Belén. El bañado es un embalse natural del río Punilla, por eso al ingresar se ve bastante vegetación boscosa, algo poco habitual en este tipo de paisaje.

Esta zona protegida, rodeada de montañas que superan los 5.000 metros de altura, fue creada en 1979 para resguardar a las vicuñas y a los elegantes cisnes de cuello negro que se divisan a lo lejos. También se ven cisnes rosados, patos y guares, a los que es imposible acercarse porque los pies se hunden en el suelo como si se tratase de un pantano. La graciosa danza de los cisnes quedará siempre a la distancia, separada de nosotros por ese mar de colpa -salitre muy denso-, que cubre todo el valle y a la que los pueblos originarios le atribuían valores sagrados y curativos.

Los brebajes para combatir el insomnio o las vaporizaciones para armonizar la energía de ciertos ambientes, son hoy menos frecuentes que otros usos de la colpa. En Hualfin, es ingrediente indispensable de la mazamorra y de la "colpizza", una exquisita pizza esponjosa. Pero los descendientes de los pueblos originarios continúan agradeciendo a la Pachamama por la colpa, celebrando ceremonias que son condición indispensable antes de ingresar a "la gran mancha blanca".

Al escuchar los cánticos y mientras ofrenda un puñado de hojas de coca a la Madre Tierra, el visitante descubre que algunos viajes son como esos libros de incontables páginas, que se inician con incertidumbre y se culminan con nostalgia.

Fuente: Clarín Turismo
http://www.clarin.com/suplementos/viajes/2009/12/06/v-02056091.htm


Ver más información acerca de Catamarca.

Comentarios
Notas y artículos
El camino de los volcanes, hacia el Paso San Francisco El camino de los volcanes, hacia el Paso San Francisco
El nombre “los Seismiles” es un espectacular circuito que avanza entre 19 descomunales volcanes de más de seis mil metros y culmina en el Paso San Francisco, en el límite con Chile y en plena Cordillera de los Andes. Durante la recorrida de los 197 kilómetros asfaltados de la RN 60, que llega hasta el Paso San Francisco, se atraviesa la parte ba
El paso catamarqueño de San Francisco El paso catamarqueño de San Francisco
Desde hace siglos, el Paso de San Francisco unió la región andina de Catamarca y la Atacama chilena. Un impactante itinerario a través de la Cordillera de los Andes. Cumbres nevadas, lagunas rosadas y verdes, aguas termales, vicuñas y flamencos en la aventura de un viaje hasta el Pacífico chileno. Ya en tiempos prehispánicos, la zona an
Lugares imperdibles en San Fernando del Valle Lugares imperdibles en San Fernando del Valle
San Fernando del Valle de Catamarca, fue fundada por Don Fernando Mendoza de Mate de Luna en el año 1683 y cuenta con innumerables bellezas para conocer y explorar. Está ubicada en la región noroeste Argentino, a 543 msnm, a orillas del río del Valle y al pie del cerro Ambato. Integra una región semiárida, enclavada en un valle delimita



La guia de turismo del Norte Argentino
Disfrute de la diversidad de colores, bosques, selvas, historia, artesanías, folklore y toda la gastronomía regional
Buscar hoteles en: 
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Notas y articulos
TurismoNorteArgentino.com
La guía online de Norte Argentino los 365 días del año
www.TurismoNorteArgentino.com
Desarrollado por